Vacunas para la prevención de la gripe en niños sanos

vacuna_gripe_t670x470[1]

Vacunas para la prevención de la gripe en niños sanos

Los niños y personas mayores son los dos grupos etarios que parece tener la mayor cantidad de complicaciones después de una gripe. La gripe es de origen viral y a menudo resulta en una enfermedad respiratoria aguda que afecta las vías respiratorias inferiores o superiores, o ambas. Los virus son principalmente de dos subtipos (A o B) y se diseminan periódicamente durante los meses de otoño-invierno.
Sin embargo, muchos otros virus también pueden causar enfermedad de las vías respiratorias.

La difusión y la gravedad de la enfermedad podrían ser muy diferentes durante diferentes epidemias. Los esfuerzos para contener la difusión epidémica dependen principalmente de la vacunación generalizada. La política reciente de varias instituciones internacionalmente reconocidas recomienda la inmunización de los niños sanos entre seis y 23 meses de vida (junto con sus contactos) como medida de salud pública.

Los revisores hallaron que las vacunas en aerosol nasal elaboradas a partir de virus de gripe debilitados fueron mejores para prevenir la enfermedad causada por el virus de la gripe (82% de casos prevenidos) que las vacunas inyectables de virus muertos (59%) en niños a partir de los dos años. Ningún tipo fue particularmente adecuado para prevenir la “enfermedad tipo gripe” causada por otros tipos de virus (33% y 36% respectivamente). En los niños menores de dos años, la eficacia de la vacuna inactivada fue similar al placebo. No fue posible analizar la seguridad de las vacunas a partir de los estudios debido a la falta de estandarización en la información suministrada, aunque se encontró muy poca información sobre la seguridad de las vacunas inactivadas, las más comúnmente usadas en niños pequeños.

Conclusiones de los autores:

Las vacunas para la gripe son eficaces en niños mayores de dos años, pero existen pocas pruebas disponibles para los niños menores de esa edad. Hubo una diferencia pronunciada entre la eficacia y la efectividad de la vacuna. El hecho de que no fuera posible realizar ninguna comparación de seguridad recalca la necesidad de estandarización de los métodos y la presentación de los datos de seguridad de las vacunas en futuros estudios. Dadas las recomendaciones recientes de vacunar a niños sanos a partir de los seis meses de vida en los EE.UU. y Canadá, fue sorprendente encontrar sólo un estudio de vacuna inactivada en niños menores de dos años. Si se implementa la vacunación en los niños como política de salud pública, se necesitan con urgencia estudios en gran escala que evalúen medidas de resultado importantes y que comparen directamente los tipos de vacunas.

Antecedentes:

Las consecuencias principales de la gripe en niños y adultos son el absentismo escolar y laboral. Sin embargo, el riesgo de complicaciones es mayor en niños y adultos de más de 65 años.

Objetivos:

Identificar y evaluar todos los estudios comparativos que analizaron los efectos de las vacunas para la gripe en niños sanos; evaluar la eficacia de la vacuna (prevención de gripe confirmada) y la efectividad (prevención de enfermedades tipo gripe) y documentar los eventos adversos asociados con las vacunas contra la gripe.

Estrategia de búsqueda:

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) ( The Cochrane Library 2007, número 3); OLD MEDLINE (1950 a 1965); MEDLINE (1966 hasta septiembre 2007); EMBASE (1974 hasta septiembre 2007); Biological Abstracts (1969 hasta septiembre 2007); y Science Citation Index (1974 hasta septiembre 2007).

Criterios de selección:

Cualquier ensayo controlado aleatorio (ECAs), estudio de cohortes o estudio de casos y controles de cualquier vacuna para la gripe en niños sanos menores de 16 años de edad.

Obtención y análisis de los datos:

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principalesSe incluyeron 51 estudios con 294 159 observaciones. Se incluyeron 16 ECAs y 18 estudios de cohortes en el análisis de la eficacia y la efectividad de la vacuna. En los ECAs, las vacunas a virus vivos mostraron una eficacia del 82% (intervalo de confianza [IC] del 95%: 71% a 89%) y una efectividad del 33% (IC del 95%: 28% a 38%) en los niños mayores de dos años, en comparación con placebo o ninguna intervención. Las vacunas inactivas tuvieron una eficacia menor que las vacunas a virus vivos, del 59% (IC del 95%: 41% a 71%), pero una efectividad similar: 36% (IC del 95%: 24% a 46%). En los niños menores de dos años, la eficacia de la vacuna inactivada fue similar al placebo. La variabilidad en el diseño de los estudios y en la presentación de los datos fue de tal magnitud que no pudo realizarse el metanálisis de los datos de la medida de resultado de seguridad. La gran cantidad de pruebas que informaron sesgo del informe de las medidas de resultado de seguridad en los ensayos de vacunas a virus vivos atenuadas impidieron un análisis significativo.

Conclusiones de los autoresLas vacunas para la gripe son eficaces en niños mayores de dos años, pero existen pocas pruebas disponibles para los niños menores de esa edad. Hubo una diferencia pronunciada entre la eficacia y la efectividad de la vacuna. El hecho de que no fuera posible realizar ninguna comparación de seguridad recalca la necesidad de estandarización de los métodos y la presentación de los datos de seguridad de las vacunas en futuros estudios. Dadas las recomendaciones recientes de vacunar a niños sanos a partir de los seis meses de vida en los EE.UU. y Canadá, fue sorprendente encontrar sólo un estudio de vacuna inactivada en niños menores de dos años. Si se implementa la vacunación en los niños como política de salud pública, se necesitan con urgencia estudios en gran escala que evalúen medidas de resultado importantes y que comparen directamente los tipos de vacunas.

Esta revisión debería citarse como:Jefferson Tom, Rivetti Alessandro, Harnden Anthony, Di Pietrantonj Carlo, Demicheli VittorioLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library

Resultados principales:

Se incluyeron 51 estudios con 294 159 observaciones. Se incluyeron 16 ECAs y 18 estudios de cohortes en el análisis de la eficacia y la efectividad de la vacuna. En los ECAs, las vacunas a virus vivos mostraron una eficacia del 82% (intervalo de confianza [IC] del 95%: 71% a 89%) y una efectividad del 33% (IC del 95%: 28% a 38%) en los niños mayores de dos años, en comparación con placebo o ninguna intervención. Las vacunas inactivas tuvieron una eficacia menor que las vacunas a virus vivos, del 59% (IC del 95%: 41% a 71%), pero una efectividad similar: 36% (IC del 95%: 24% a 46%). En los niños menores de dos años, la eficacia de la vacuna inactivada fue similar al placebo. La variabilidad en el diseño de los estudios y en la presentación de los datos fue de tal magnitud que no pudo realizarse el metanálisis de los datos de la medida de resultado de seguridad. La gran cantidad de pruebas que informaron sesgo del informe de las medidas de resultado de seguridad en los ensayos de vacunas a virus vivos atenuadas impidieron un análisis significativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completar el Captcha para publicar. *