vacuna_gripe_t670x470[1]

Vacunas para la prevención de la gripe en niños sanos

Los niños y personas mayores son los dos grupos etarios que parece tener la mayor cantidad de complicaciones después de una gripe. La gripe es de origen viral y a menudo resulta en una enfermedad respiratoria aguda que afecta las vías respiratorias inferiores o superiores, o ambas. Los virus son principalmente de dos subtipos (A o B) y se diseminan periódicamente durante los meses de otoño-invierno.
Sin embargo, muchos otros virus también pueden causar enfermedad de las vías respiratorias.

La difusión y la gravedad de la enfermedad podrían ser muy diferentes durante diferentes epidemias. Los esfuerzos para contener la difusión epidémica dependen principalmente de la vacunación generalizada. La política reciente de varias instituciones internacionalmente reconocidas recomienda la inmunización de los niños sanos entre seis y 23 meses de vida (junto con sus contactos) como medida de salud pública.

Los revisores hallaron que las vacunas en aerosol nasal elaboradas a partir de virus de gripe debilitados fueron mejores para prevenir la enfermedad causada por el virus de la gripe (82% de casos prevenidos) que las vacunas inyectables de virus muertos (59%) en niños a partir de los dos años. Ningún tipo fue particularmente adecuado para prevenir la “enfermedad tipo gripe” causada por otros tipos de virus (33% y 36% respectivamente). En los niños menores de dos años, la eficacia de la vacuna inactivada fue similar al placebo. No fue posible analizar la seguridad de las vacunas a partir de los estudios debido a la falta de estandarización en la información suministrada, aunque se encontró muy poca información sobre la seguridad de las vacunas inactivadas, las más comúnmente usadas en niños pequeños.

Conclusiones de los autores:

Las vacunas para la gripe son eficaces en niños mayores de dos años, pero existen pocas pruebas disponibles para los niños menores de esa edad. Hubo una diferencia pronunciada entre la eficacia y la efectividad de la vacuna. El hecho de que no fuera posible realizar ninguna comparación de seguridad recalca la necesidad de estandarización de los métodos y la presentación de los datos de seguridad de las vacunas en futuros estudios. Dadas las recomendaciones recientes de vacunar a niños sanos a partir de los seis meses de vida en los EE.UU. y Canadá, fue sorprendente encontrar sólo un estudio de vacuna inactivada en niños menores de dos años. Si se implementa la vacunación en los niños como política de salud pública, se necesitan con urgencia estudios en gran escala que evalúen medidas de resultado importantes y que comparen directamente los tipos de vacunas.

Antecedentes:

Las consecuencias principales de la gripe en niños y adultos son el absentismo escolar y laboral. Sin embargo, el riesgo de complicaciones es mayor en niños y adultos de más de 65 años.

Objetivos:

Identificar y evaluar todos los estudios comparativos que analizaron los efectos de las vacunas para la gripe en niños sanos; evaluar la eficacia de la vacuna (prevención de gripe confirmada) y la efectividad (prevención de enfermedades tipo gripe) y documentar los eventos adversos asociados con las vacunas contra la gripe.

Estrategia de búsqueda:

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) ( The Cochrane Library 2007, número 3); OLD MEDLINE (1950 a 1965); MEDLINE (1966 hasta septiembre 2007); EMBASE (1974 hasta septiembre 2007); Biological Abstracts (1969 hasta septiembre 2007); y Science Citation Index (1974 hasta septiembre 2007).

Criterios de selección:

Cualquier ensayo controlado aleatorio (ECAs), estudio de cohortes o estudio de casos y controles de cualquier vacuna para la gripe en niños sanos menores de 16 años de edad.

Obtención y análisis de los datos:

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principalesSe incluyeron 51 estudios con 294 159 observaciones. Se incluyeron 16 ECAs y 18 estudios de cohortes en el análisis de la eficacia y la efectividad de la vacuna. En los ECAs, las vacunas a virus vivos mostraron una eficacia del 82% (intervalo de confianza [IC] del 95%: 71% a 89%) y una efectividad del 33% (IC del 95%: 28% a 38%) en los niños mayores de dos años, en comparación con placebo o ninguna intervención. Las vacunas inactivas tuvieron una eficacia menor que las vacunas a virus vivos, del 59% (IC del 95%: 41% a 71%), pero una efectividad similar: 36% (IC del 95%: 24% a 46%). En los niños menores de dos años, la eficacia de la vacuna inactivada fue similar al placebo. La variabilidad en el diseño de los estudios y en la presentación de los datos fue de tal magnitud que no pudo realizarse el metanálisis de los datos de la medida de resultado de seguridad. La gran cantidad de pruebas que informaron sesgo del informe de las medidas de resultado de seguridad en los ensayos de vacunas a virus vivos atenuadas impidieron un análisis significativo.

Conclusiones de los autoresLas vacunas para la gripe son eficaces en niños mayores de dos años, pero existen pocas pruebas disponibles para los niños menores de esa edad. Hubo una diferencia pronunciada entre la eficacia y la efectividad de la vacuna. El hecho de que no fuera posible realizar ninguna comparación de seguridad recalca la necesidad de estandarización de los métodos y la presentación de los datos de seguridad de las vacunas en futuros estudios. Dadas las recomendaciones recientes de vacunar a niños sanos a partir de los seis meses de vida en los EE.UU. y Canadá, fue sorprendente encontrar sólo un estudio de vacuna inactivada en niños menores de dos años. Si se implementa la vacunación en los niños como política de salud pública, se necesitan con urgencia estudios en gran escala que evalúen medidas de resultado importantes y que comparen directamente los tipos de vacunas.

Esta revisión debería citarse como:Jefferson Tom, Rivetti Alessandro, Harnden Anthony, Di Pietrantonj Carlo, Demicheli VittorioLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library

Resultados principales:

Se incluyeron 51 estudios con 294 159 observaciones. Se incluyeron 16 ECAs y 18 estudios de cohortes en el análisis de la eficacia y la efectividad de la vacuna. En los ECAs, las vacunas a virus vivos mostraron una eficacia del 82% (intervalo de confianza [IC] del 95%: 71% a 89%) y una efectividad del 33% (IC del 95%: 28% a 38%) en los niños mayores de dos años, en comparación con placebo o ninguna intervención. Las vacunas inactivas tuvieron una eficacia menor que las vacunas a virus vivos, del 59% (IC del 95%: 41% a 71%), pero una efectividad similar: 36% (IC del 95%: 24% a 46%). En los niños menores de dos años, la eficacia de la vacuna inactivada fue similar al placebo. La variabilidad en el diseño de los estudios y en la presentación de los datos fue de tal magnitud que no pudo realizarse el metanálisis de los datos de la medida de resultado de seguridad. La gran cantidad de pruebas que informaron sesgo del informe de las medidas de resultado de seguridad en los ensayos de vacunas a virus vivos atenuadas impidieron un análisis significativo.

aemps_8398_04140405[1]

El 50% de los medicamentos pediátricos se usa sin soporte de evidencia científica

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y EUPATI, Academia Europea de Pacientes, han organizado este miércoles, 3 de mayo, una jornada de trabajo destinada a reforzar la responsabilidad y empoderamiento de los pacientes en los procesos de desarrollo y evaluación de fármacos.

El encuentro, celebrado en la propia sede de la agencia, fue inaugurado por la directora de laAEMPS, Belén Crespo. Para quien la incorporación de los pacientes a los procesos deliberativos relacionados con la evaluación y seguimiento de fármacos es garantía de la mejora general de la salud de los ciudadanos y de la sostenibilidad del SNS. No hay que olvidar, recordó, que el el Real Decreto 1090/2015 de ensayos clínicos regula en su artículo 15 la necesidad de incorporar los pacientes a los comités éticos de los hospitales.

Desde el punto de vista hospitalario, se contó con Begoña Nafria, profesional adscrita alHospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Centro que desarrolla investigación clínica y de fármacos destinados a tratamientos infantiles de alta complejidad, a través de su unidad de ensayos clínicos, que realiza un centenar de estos ensayos cada año, en todas las fases de la investigación. Nafria también aportó el dato de que el 80% de los ensayos realizados en su hospital son financiados por asociaciones de pacientes. Habiéndose adelantado al propio Ministerio de Sanidad en la inclusión de pacientes de los comités de ética de la investigación en el hospital. Como patologías a perseguir en el centro pediátrico, la ponente citó los tumores difusos de Tronco y el Sarcoma de Ewing. En cuanto a sus acciones divulgativas, el Sant Joan de Déu tendrá un cómic infantil en el que se explicará cómo se hacen los ensayos clínicos. Sobre la práctica asistencial, Nafría estimó que el 50% de los fármacos de pacientes pediátricos se utiliza sin base científica, llegando este porcentaje al 90% en el caso de los neonatos.

A continuación, Dolores Montero Corominas, jefa del Área de Farmacoepidemiología yFarmacovigilancia de la AEMPS, empezó su parlamento asegurando que no todo es tan idílico como parece en el campo de la investigación farmacológica. Donde no existe el riesgo cero para los medicamentos y siempre acecha la Reacción Adversa, entendida esta como la respuesta nociva y no intencionada a un medicamento, por culpa de errores de medicación y condiciones autorizadas y no autorizadas. En ese sentido, la ponente calculó que son alrededor de 12.000 las sospechas de estas reacciones inesperadas las que son conocidas cada año, siendo en un 80% alertadas por los médicos y los propios pacientes, frente al 20% que detecta la Industria farmacéutica. Frente a ellas, la agencia opone los servicios de su departamento, tanto en la gestión de riesgos como para su prevención. Como ejemplo de gestión de riesgos, Montero Corominas expuso el caso de las Benzodiacepinas, de uso demasiado profuso en España, donde el facultativo suele calibrar el riesgo. En ciertos casos, resumió la ponente, es necesario añadir algo a la ficha técnica. Pero cuando el riesgo es inaceptable, zanjó su discurso, se impone la retirada del medicamento correspondiente.

La reunión también fue adecuada para reforzar la idea básica por la que ninguna intervención debería decidirse por cualquier entidad sin la participación plena y directa de los miembros del grupo afectado por esa intervención. Para cumplir con esta responsabilidad, los pacientes necesitan estar preparados, por ello EUPATI ofrece, a través de su biblioteca dinámica, recursos para capacitar y empoderar a los pacientes, promoviendo la correcta representación de sus intereses y derechos, a través de un estándar de formación y profesionalización.

En resumen, el encuentro sirvió para constatar que la colaboración de los pacientes resulta esencial para el desarrollo de medicamentos. Resultando que la colaboración de los laboratorios y la administración con las organizaciones de pacientes es imprescindible para el desarrollo de medicamentos y para la toma de decisiones sobre acceso, tanto en las fases previas de investigación y desarrollo, como en las etapas posteriores a la autorización.

PIE DE FOTO:  David Trigos, de Acción Psoriasis; Mercedes Maderuelo, gerente de FEDE; Natacha Bolaños, de GEPAC; y Begonya Nafria, del Hospital Sant Joan de Déu

publicidad
homeopatia[1]

Un nobel y 250 expertos reivindican la eficacia de la homeopatía en un congreso en San Sebastián

  • Denuncian “el gran desconocimiento” y “negacionismo” que existe contra este tipo de medicina
  • La defienden como “una terapéutica más al alcance de los profesionales sanitarios”

El virólogo francés Luc Montagnier, Premio Nobel de Medicina 2008, es uno de los más de 250 investigadores, médicos, farmacéuticos y veterinarios que reivindican, a partir de hoy en San Sebastián, la eficacia de la homeopatía y la existencia de evidencias científicas que la avalan.

Montagnier y expertos en física y química cuántica y en bioingeniería nacionales e internacionales ofrecerán distintas ponencias desde hoy y hasta el próximo domingo en el Palacio Miramar donostiarra, que acoge el VII Congreso Nacional de Homeopatía, encuentro médico que organizan cada dos años las asociaciones regionales que integran la Federación Española de Médicos Homeópatas.

Los representantes de la asociación vasco-navarra, encargada de esta edición, los doctores Xabier Ibarburu y Guillermo Basauri, han explicado esta mañana el contenido del simposio, en una rueda de prensa en la que han participado el profesor de la Universidad de Estrasburgo Marc Henry y el investigador belgaEtienne Capieaux.

Las altas diluciones y la coherencia cuántica de los medicamentos homeopáticos será el tema que abordará Henry, quien ha subrayado que, al margen de “dogmatismos y prejuicios, es evidente que funciona”, puesto que pone en marcha o activa “la física cuántica, un principio fundamental de la naturaleza”.

Henry ha defendido “la homeopatía como disciplina científica” y ha explicado que en su base está “el comportamiento del agua como nanoestructura”.

Capieaux por su parte ha subrayado “el impacto” de estos tratamientos en las células vivas y defenderá “la evidencia biológica del efecto de altas potencias homeopáticas utilizando instrumentos biomoleculares”, para lo cual se apoyará en los resultados de recientes “experimentos in vitro con levaduras”.

Los doctores Ibarburu y Basaruri han denunciado por su parte “el gran desconocimiento” y “negacionismo” que existe contra este tipo de medicina, que han defendido como “una terapéutica más al alcance de los profesionales sanitarios para el tratamiento, alivio y cura de numerosas patologías”.

“Somos médicos como los demás, sólo que hemos incorporado una terapéutica más”, ha asegurado Basauri, quien ha rechazado la manera “muy hostil” en que “la homeopatía está siendo atacada” por parte de “personas que no la conocen, ni la utilizan”.

Basauri ha recalcado que la homeopatía no supone “restar opciones terapéuticas a los paciente, sino sumar” opciones y su eficacia está demostrada por la experiencia clínica y por “numerosos estudios científicos”.

Además de compartir experiencias clínicas y los últimos avances en la especialidad, el congreso tiene el objetivo de contribuir a que “la homeopatía sea vista como una terapéutica normalizada, como lo es en otros países”.

Según los datos facilitados, se estima que unos 10.000 médicos han recomendado en alguna ocasión medicamentos homeopáticos en España, donde no son financiados por el sistema público, como ocurre en países como Alemania, Bélgica o Francia, pero donde sí existe una regulación farmacéutica, en consonancia con la normativa europea.

1162024[1]

QUÉ PASA CON LA HOMEOPATÍA?



  • La Homeopatía interviene en la crisis

La crisis se lleva todo por delante, claro que no es una crisis es un cambio de escenario, tan radical que se instaló para quedarse. Podría dirigir esta nota acerca de esta lucha-cruzada entre homeópatas y médicos abolicionistas hacia los fundamentos de la metodología científica. Pero no, prefiero comenzar por el escenario en que nos movemos.

La situación general es tan compleja como desfavorable: En España los médicos jóvenes que terminan el MIR no tienen trabajo muchos de ellos, algunos se presentan al MIR de una segunda especialidad, alguno hay que lo hace por tercera vez.
En un panorama tal de desaliento tienden a embestir contra todo lo que suponen es un obstáculo para sus realizaciones. Los que vivimos de la medicina privada parece que lo somos, les quitamos el trabajo, ganamos mucho dinero, somos ricos y mucho más. Errores de percepción.

Digo todo esto porque esta escaramuza es la última entre muchas, se origina entre los jóvenes, algunos médicos y otros no, que se atribuyen la representación de la ciencia. Y no alcanzan a entender que la medicina basada en evidencias si es excluyente entonces supone una gran pérdida.
Se trata de transmitirles que la medicina no es precisamente una ciencia sino una práctica basada en ciencias y también en conocimientos de otro orden que son utilísimos para el enfermo. Por eso la OMS (Organización Mundial de la Salud) defiende a las Medicinas Tradicionales.

  • El escéptico que no pudo suicidarse

Se puede visionar en You Tube un vídeo en que un joven escéptico aporta una prueba “irrefutable”. Se traga cerca de cincuenta comprimidos de un medicamento homeopático que se recomienda como sedante y nos muestra que no se duerme ni le ocurre nada.
La dificultad que tenemos para explicarle al gran público que esto no prueba nada acerca de la Homeopatía es justamente lo más trabajoso de todo este entuerto. El primer error lo comete el laboratorio que anuncia un producto homeopático indicado para la ansiedad. No es un error es una falsedad. Pero esto es simplemente una derivada de la contradicción entre una forma individualizada de hacer medicina, la Homeopatía y las empresas que fabrican y comercializan los medicamentos homeopáticos estandarizados.

Pero … ¿y los homeópatas hemos cometido algún error en todo esto?
Desde hace algo más de treinta años vengo señalando que si bien la Homeopatía es un valor a defender no podemos hacerlo con los argumentos de hace dos siglos. De modo que debemos comenzar por una profunda auto crítica.
En el quehacer de un médico homeópata lo único evidente es eso, el quehacer, los resultados clínicos, la satisfacción de los usuarios. Pero no son demostrables ni la ley de Hering ni la teoría de los miasmas ni la energía vital entre otros conceptos.
Estamos en la era de la información y la Homeopatía es información sin materia y a mostrar esto debemos dirigir nuestros esfuerzos.
Sin embargo en las redes sociales, las mismas en donde se libra esta batalla encarnizada, hay muchas páginas que defienden que es desde el purismo desde donde la Homeopatía debe autoafirmarse. O sea que no quedan salidas, se es escéptico o se es dogmático.

  • Los falsos argumentos

Peor que no tener qué argumentar es usar argumentos falsos. Expondré con brevedad dos:

Los intereses de las multinacionales farmacéuticas quieren destruir a la Homeopatía. No tengo pruebas de esta afirmación pero parece coherente. Si los usuarios de la Homeopatía fueran mayoría es cierto que el gasto farmacéutico sería mucho menor. Claro que se tratara del caso de una Homeopatía no consumista. Porque muchos de estos usuarios tienen bolsas llenas de envases de remedios en gránulos y otras presentaciones. Y los han adquirido ellos, no se los ha proporcionado la Seguridad Social. Aun así el gasto global es incomparable en uno y otro caso.

Pero los intereses de las grandes farmacéuticas explican una parte de la andanada anti homeopática pero no validan la condición científica de la Homeopatía. No confundamos. La Homeopatía se defiende sola, no necesita mentar las miserias de las grandes farmacéuticas.

El segundo. A menudo se dice que el médico homeópata dedica al enfermo más tiempo que el alópata. Claro, por supuesto, el homeópata practica la medicina privada y le otorga al paciente todo el tiempo que él quiera. Y esto es así porque el método homeopático requiere minuciosidad en la consulta, es decir la dedicación es consustancial al método. Una medicina individualizada es incomparable a otra basada en protocolos.
Y aquí llegamos a uno de los núcleos del problema.

  • La medicina de protocolos

Hasta hace pocas décadas la medicina toda, era mucho más individualizada que en la actualidad. Hay seguramente muchas razones que explican por qué se ha llegado a la situación actual en que el médico debe por obligación seguir un protocolo. No dudo que será en beneficio del enfermo.

Pero protocolo y rigidez van unidos. Y cuando no se atiende a la variación individual el paciente muchas veces pierde. El médico no prescribe lo que quiere y utiliza los métodos diagnósticos que se le imponen. El sistema se felicita de las ventajas de este mecanismo. Pero  aquí volvemos al malestar de los médicos que ya adelantábamos en el comienzo de este artículo.
El médico se debate entre la rutina y la insatisfacción y este es otro condicionante que lo impulsa a arremeter contra la Homeopatía cuya práctica se presenta más libre y creativa.

  • Defender la Homeopatía

Decía más arriba que la Homeopatía se defiende sola con sus resultados y la satisfacción de los usuarios. Pero para discutir hay que argumentar y esto nos lleva a exponer razonadamente. Y entonces pregunto: ¿todas las afirmaciones de la Homeopatía como teoría son igualmente defendibles?. Por otra parte ¿todos los contenidos de la materia médica homeopática tienen el mismo valor?. Además ¿podemos sostener como a menudo se hace, que la Homeopatía puede curar a cualquier enfermo con cualquier enfermedad?
Desde luego que la respuesta es no. No les demos más razones a los enemigos de la Homeopatía para ridiculizarnos y atacarnos.

(tomado del Blog de Ricardo Ancarola)
sc3a1nchez-resc3a9ndiz-y-pulido-c3a1lvarez[1]

JOSEFINA SÁNCHEZ RESÉNDIZ: PERSONAJE ILUSTRE DE LA HOMEOPATÍA EN MÉXICO

Adjuntamos este documento que trata sobre la Semblanza de la Dra. Josefina Sánchez Reséndiz, dicha información fue publicada en una revista histórica del IPN. En la página final vienen todos los datos de donde fue publicada dicha información.

Podes descargarla de manera gratuita haciendo clic en el siguiente enlace.

CLIC AQUí PARA DESCARGAR

160208030046_salud_mexico_hospital_homeopatico_credit_624x351[1]

¿Cómo funciona el hospital de homeopatía más grande de América Latina?

Es una historia poco conocida, incluso en México.

A finales del siglo XIX el entonces presidente Porfirio Díaz sufría por una vieja herida que nadie podía curar.

Alguien le recomendó consultar a un grupo de médicos, discípulos de otros que tenían unos años de haber llegado de España.

Eran homeópatas, una parte de la medicina entonces desconocida en México.

Dio resultado. El presidente quedó completamente curado y en poco tiempo, en 1895, promulgó un decreto para reconocer oficialmente la enseñanza y práctica de la homeopatía en México.

Han pasado casi 121 años. Actualmente el ejercicio de esta disciplina médica es de los más extendidos en el continente.

En el país existe incluso el hospital especializado más grande de América Latina.

La Secretaría de Salud prepara un catálogo de medicamentos homeopáticos, para regular adecuadamente su prescripción en todo el territorio.

Sustancias personales

  “Los pacientes llegan con patologías de años”: Fernando Ochoa, director del Hospital Nacional Homeopático.

Desde que en 1796 el alemán Samuel Hahnemann creó la homeopatía, la práctica ha estado en el centro de la polémica.

Muchos dicen que no se trata de una verdadera ciencia médica, y que no existe evidencia científica de que realmente cure enfermedades, con lo que puede poner en peligro la vida de quienes recurren a ella.

Pero sus defensores argumentan que los datos científicos existen, y que se trata de una terapia efectiva para aliviar muchas dolencias.

La medicina convencional utiliza elementos y sustancias para combatir a las enfermedades.

Sus medicamentos son los mismos en todos los padecimientos y se aplican en todas las personas que lo requieran, con las restricciones de dosis y efectos que pueda tener en los distintos pacientes.

En la homeopatía, en cambio, se usan sustancias específicas para cada tipo de persona.

Además, el tratamiento incluye una observación atenta y una entrevista profunda del médico para conocer al paciente y la forma como reacciona ante sus padecimientos.

El principio básico no es combatir directamente la enfermedad, sino estimular al cuerpo humano para que cree anticuerpos específicos contra esa patología, basándose en la doctrina de que “lo similar cura lo similar”, es decir, la sustancia que causa los síntomas de una enfermedad en personas sanas curará lo similar en personas enfermas.

Y cada persona reacciona de manera distinta, por eso los fármacos no pueden ser exactamente iguales a los de otros pacientes.

Estos dos elementos, el tipo de medicina y la observación clínica, son el centro del debate sobre la homeopatía.

La Organización Mundial de la salud (OMS) profundizó la controversia hace varias décadas cuando clasificó a la homeopatía y otras disciplinas, entre ellas la herbolaria y acupuntura, como medicinas tradicionales distintas a la convencional.

Miles de consultas

Ante la controversia muchos han cuestionado el apoyo de las autoridades sanitarias a esta disciplina médica.

La homeopatía se basa en la doctrina de que “lo similar cura lo similar”.

Las críticas incluyen al Hospital Nacional Homeopático, en Ciudad de México, el único nosocomio de segundo nivel de la especialidad que hay en el país.

Es, también, el más grande en su tipo de Latinoamérica, asegura su director, Fernando Ochoa Bernal.

De hecho, funciona como cualquier institución de segundo nivel, es decir, con servicio de pediatría, maternidad, quirófanos para cirugías generales, oftalmología, atención dental y áreas de hospitalización.

Es un centro hospitalario para población abierta, es decir, que cualquier persona tiene acceso a sus servicios, sin importar que tenga otro tipo de prestaciones de salud.

El costo para los pacientes es muy bajo en comparación con la medicina convencional. Una consulta cuesta, por ejemplo, 70 pesos, unos US$ 3.

Casi todos los doctores estudiaron medicina convencional y después una especialización en homeopatía.

En el hospital homepático se ofrecen 37.000 consultas al año.

El presupuesto y estrategia es similar al de otras instituciones en el sistema nacional de salud.

El Hospital Nacional Homeopático atiende un promedio de 37.000 consultas anuales.

Es, también, una de las instituciones médicas más antiguas del país. Nació en 1850, aunque sus instalaciones se renovaron hace unos años.

El edificio actual se reinauguró en noviembre de 2014.

Desprestigio

La clasificación de la OMS, que ubica a la homeopatía como medicina “complementaria”, es vista por sus seguidores como un obstáculo para esta disciplina.

Otra cosa son los practicantes improvisados, le dice a BBC Mundo el director del Hospital Nacional.

  La medicina homeopática suele ser más barata que la convencional.

“Tenemos un grillete, la mala práctica pero eso sucede en todas las disciplinas. Muchos hacen homeopatía demasiado empírica”, explica.

Hay personas que no tienen todo el bagaje y prescriben homeopatía, eso desprestigia a todos“.

Actualmente en México hay unos 7.000 médicos homeópatas con reconocimiento oficial, egresados de las universidades que imparten la carrera como el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

A pesar de las críticas, la Secretaría de Salud mantiene el respaldo a la disciplina.

Negar a la homeopatía es como decir que mañana no va a amanecer“, le dice a BBC Mundo Francisco Navarro, director de Coordinación de Hospitales Federales de Referencia de la Secretaría.

El apoyo, sin embargo, no está exento de condiciones. La medicina convencional “está basada en evidencias científicas que son comprobables y reproducibles”, explica.

“Se necesita trabajar para crear la evidencia científica de que la medicina homeopática tiene resultados, porque una cosa es el anecdotario, y otra un soporte científico”.

AFICHE-REDIMEH-2015-mayo[1]

2ª Jornada Internacional de la Red para la Integración Iberoamericana de la Investigación Médica en Homeopatía (REDIMEH)

AFICHE-REDIMEH-2015-mayo[1]
Los días 16 y 17 de octubre de 2015 tuvo lugar en la ciudad de Buenos Aires la 2a Jornada Internacional de la Red para la Integración Iberoamericana de la Investigación Médica en Homeopatía (REDIMEH), en la sede de la Universidad Maimónides y organizada por el Departamento de Homeopatía de esta casa de estudios.
Participaron numerosas personalidades de diversas instituciones académicas del país y del extranjero, quienes con su presencia dieron gran relevancia y riqueza al evento. Se dieron cita médicos, veterinarios y farmacéuticos especializados en homeopatía provenientes de Francia, Brasil, Colombia, Uruguay, Perú, Chile y Argentina, de instituciones académicas como la Universidad de Marsella, Universidad Nacional de Colombia, Pontificia Universidad Católica de San Pablo, Universidad de Uberlandia, Universidad Maimónides, Universidad del Salvador, Universidad Nacional de Córdoba, Universidad Nacional de Rosario, Sociedad Argentina de Medicina Homeopática, Asociación Médica Homeopática del Uruguay, Asociación Médica Homeopática Argentina, Academia de Homeopatía Constantino Hering, Fundación Médica Homeopática Vitalis y de la Federación de Asociaciones Médicas Homeopáticas Argentinas.
El viernes 16, el Doctor en Medicina Bernard Poitevin, médico homeópata e investigador proveniente de Francia y Presidente de la Asociación Francesa para la Investigación en Homeopatía, ilustró en una conferencia acerca de la profusa investigación referente a los mecanismos de acción de las preparaciones homeopáticas, cuestión que la prensa ha dado en llamar “la memoria del agua.”
A lo largo del día se sucedieron ponencias con los resultados de diversas investigaciones clínicas, básicas y bibliográficas, así como series de casos clínicos de especial interés.
Con la presencia del Secretario Académico de la Universidad Maimónides, Licenciado Eduardo Criado, en un acto de relevancia, la Universidad entregó el título de Profesor Honorario Consulto al mencionado Bernard Poitevin y al Profesor Titular de Homeopatía, Doctor en Medicina y abogado Flávio José Dantas de Oliveira, Ex Director de la Facultad de Medicina de la Universidad Federal de Uberlandia (Brasil), por su extensa y destacada labor académica y de investigación médica en el ámbito de la homeopatía. El licenciado Criado tuvo palabras muy elogiosas hacia la labor desarrollada dentro de la Universidad por el Departamento de Homeopatía. En otro acto académico, al final de la tarde, se hizo entrega a seis médicos del certificado de aprobación del Curso Universitario de Homeopatía Clínica que imparte el Departamento de Homeopatía.
El sábado 17 tuvo lugar un debate histórico sobre la cuestión de las vacunas. El mismo fue abierto por el Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Maimónides, Dr. Guillermo Trigo, quien destacó la relevancia del evento en el contexto del 25 aniversario de la Universidad y su especial espíritu de apertura e integración. Destacó también y mostró su beneplácito por el trabajo y desarrollo desplegados por el Departamento de Homeopatía en sus 13 años de vida.
Se expusieron los resultados de una encuesta realizada por el Departamento de Homeopatía de la Universidad Maimónides y la Dra. Silvia Waisse de la Pontificia Universidad Católica de San Pablo y llevada a cabo entre 512 médicos homeópatas de 20 países de habla española y portuguesa. Se puso en evidencia que el 76% de los encuestados tiene una opinión favorable a las vacunas, aunque con matices, ya que mientras algunas vacunas obtienen muy elevada aprobación, otras mantienen algún margen de duda. El 77% de los encuestados cree “que hay demasiadas vacunas.” Contrariamente a lo que parece ser la creencia general, sólo el 15% de los encuestados se manifestó en contra de toda vacuna y el 12,5% recomienda a sus pacientes no vacunarse. Una conclusión destacada es que cuanto más integrado está el médico homeópata al resto de la medicina, más favorable es a la vacunación. Esto es especialmente notable en Brasil. Los encuestados de este país resultaron ser los más favorables a las vacunas entre los médicos homeópatas, al tiempo que un tercio de los mismos manifestó trabajar como homeópata en la seguridad social.
El Dr. Poitevin, quien se manifestó favorable a la vacunación al punto de aplicar él mismo las vacunas a sus pacientes en su consultorio médico, ilustró acerca de los riesgos que algunas vacunas poseen, debido especialmente a la manera en que son elaboradas. Puso en evidencia la enorme dificultad de conectar causalmente la aplicación de una vacuna al desencadenamiento de una enfermedad cuando esta última se manifiesta años más tarde. Destacó así el cuidado que conviene tener con los pacientes que pueden poseer contraindicaciones para la aplicación de determinadas vacunas y, en otro plano, la importancia decisiva que tiene la transparencia de la comunicación del conocimiento científico. Refiriéndose a la situación particular de Francia, la cual advirtió que no es extrapolable a otros países, ilustró que se estima que el sistema de vigilancia de accidentes vaccinales registra la décima parte de los efectivamente acontecidos e informó que en su país, sólo 3 vacunas son obligatorias.
A continuación, el Dr. Eduardo Yahbes, actual Presidente de la Asociación Médica Homeopática Argentina, ilustró sobre los motivos por los cuales, a su criterio, las vacunas serían innecesarias y riesgosas. Llamó la atención sobre el hecho de que gracias a otras acciones sanitarias efectivas, las tasas de mortalidad de las enfermedades infecto-contagiosas ya se encontraban en franca declinación en el momento de ser introducidas las vacunas, e hizo una enumeración de los efectos adversos potenciales que podrían tener las vacunas en su conjunto y de los problemas de salud que los diversos componentes de las vacunas podrían traer aparejados.
La Dra. Angela Gentile, Presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría y Jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, y la Dra. Carla Vizzotti, a cargo de la Dirección Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles del Ministerio de Salud de la Nación (DINACEI), expusieron profusa documentación científica local que puso en evidencia cómo la introducción de sucesivas vacunas ha permitido liberar al país de verdaderos flagelos, con sus consecuencias de secuelas y muerte. Destacaron logros de los últimos años, como la eliminación o drástica disminución del sarampión, de la hepatitis A fulminante, la rubeola y el síndrome de rubeola congénita, meningitis y neumonía por neumococo y la meningitis por Haemophilus influenzae. Destacaron que aun siendo cierto que las tasas de mortalidad por las enfermedades infecto-contagiosas estuvieran en declinación en el momento de la introducción de las vacunas, implicaban aun la muerte de miles de personas por año. Mostraron el cuidado y exigencias que se ponen en todos los pasos previos a la aprobación de una nueva vacuna. También describieron cómo al desaparecer una enfermedad gracias a la vacunación, se va desarrollando en la población la percepción errónea de disminución de riesgo y de necesidad de seguir vacunando contra la misma, y la importancia de que la cobertura de vacunación fuera muy amplia para cumplir con los objetivos sanitarios. Hicieron referencia a la cuestión de los efectos adversos de las vacunas, mostrando el registro nacional de denuncia on-line y señalando que los accidentes vaccinales graves son muy raros al punto que los beneficios superan con creces a los riesgos.
Finalmente, el Profesor Flávio Dantas, quien también se mostró favorable a la vacunación, resaltó cómo las percepciones sobre el tema pueden ser diferentes para el médico asistencial y el médico sanitarista, y que en diálogo entre ambos se deben conciliar las posiciones no perdiendo nunca de vista que en el centro de las decisiones se encuentra la dignidad de las personas concretas y la protección de la salud. Destacó también la importancia de la confianza que debe existir entre los diferentes actores involucrados en esta cuestión, pacientes, médicos, autoridades sanitarias, sociedades científicas e industria farmacéutica, y la responsabilidad que recae sobre cada uno, considerando el hecho de que las vacunas imponen algunos riesgos sobre seres humanos sanos. Informó que la posición oficial de la Asociación Médica Homeopática Brasilera es recomendar el seguimiento del programa nacional de inmunizaciones, sosteniendo que “Debido a que la homeopatía es una especialidad médica en nuestro país (Brasil), el médico homeópata tiene la misma autonomía que los demás médicos de otras especialidades en cuanto a la elección de las conductas médicas de un modo general, lo que le confiere el derecho de contraindicar, eventualmente, una vacuna para un paciente determinado en un determinado momento, bastando para ello proveerlo del certificado adecuado. Pero esta autonomía no le confiere el derecho de contraindicar, sistemáticamente, todas las vacunas a sus pacientes, ya que ello implica una conducta ilegal por infringir el ya citado Decreto 12.342 y resulta antiético por inexistencia por el momento de respaldo científico para tal proceder.” Dantas hizo también una advertencia acerca de los problemas que se suscitan cuando en la práctica y en la investigación médica se filtran intereses que no son de orden estrictamente científico.
A continuación se llevó a cabo un debate en el que los expositores respondieron preguntas de los presentes. En un clima de cordialidad, se llegó al acuerdo de trabajar en conjunto entre las autoridades de Salud Pública y los médicos homeópatas con el fin de mejorar la comunicación e intercambiar conocimientos.
El cierre estuvo a cargo del Viceministro de Salud de la Nación, Dr. Federico Kaski, quien destacó la relevancia del evento y la importancia del trabajo de todos los sectores del ámbito de la salud con el objetivo de mejorar la salud de las personas y del Dr. Pedro Bernardo Scala, Director de Docencia del Departamento de Homeopatía de la Universidad Maimónides y Profesor Titular de la Cátedra de Medicinas Alternativas de la Universidad del Salvador, quien agradeció la presencia de invitados y asistentes en este encuentro histórico para la República Argentina.redimeh 639redimeh 580redimeh 653

redimeh 650

redimeh 649

redimeh 647

redimeh 643

redimeh 642

redimeh 593

redimeh 645
redimeh 641

redimeh 630 (1)

redimeh 626

redimeh 625

redimeh 617

redimeh 616

redimeh 615

redimeh 614

redimeh 612

redimeh 607

redimeh 601

redimeh 595

redimeh 592

redimeh 590

redimeh 585

redimeh 582

redimeh 576

redimeh 575

Una noticia auspiciosa

El “Manual de Salud Familiar” editado en el presente año por la Facultad de Medicina de la Universidad de San Pablo (Brasil) incluye un capítulo destinado a la Homeopatía. El mencionado capitulo es escrito por el Prof. Dr. Marcus Zulian Teiexeira. Un ejemplo más del modelo integrativo médico que camina hacia el futuro, evadiendo dogmas y paradigmas.

Clic en el link para ingresar:

http://www.grupogen.com.br/manual-de-saude-da-familia-11621.html

Una historia de vida

Dra. Alejandra LUBATTI 

A veces las respuestas llegan antes que las preguntas…

Jamás había tomado en cuenta la posibilidad de que  un giro en mi vida,  me llevaría a dar todo lo que había buscado para los demás, hacia mi propio ser.

A su vez, en aquel momento, tampoco pude  suponer la bendición de estar hoy comenzando a devolverlo;  ya que desde la vivencia propia de una enfermedad,  pude   entender  tantas cosas por el simple hecho de  haberla  sentido en mi interior.

Muchos pueden considerar las enfermedades como algo negativo; no obstante yo misma emprendí un camino en el que quise aprender mucho de ellas.

Hoy entiendo que para poder hacerlo, primero debemos ahondar profundamente  en lo que es la salud y de qué depende la misma en todos sus aspectos, puesto que saber en realidad qué es lo que sostiene la salud nos permite conocernos como  especie.

Es así que tenemos una tarea: la de preservar nuestra semilla y recuperarla en su integridad. Como humanidad, debemos descubrir  las realidades ocultas para poder evolucionar.

La primera enfermedad que nos impide avanzar  es negar lo desconocido. Debemos abrir los ojos del alma, que evidentemente, está en nosotros y nutre a nuestro cuerpo.

Igual que el aire que tampoco  se ve, las puertas a esa energía universal que todo lo crea, que todo lo mueve, habita en nosotros. Somos una combinación de átomos, que se organizan y funcionan desde esta misma fuerza creadora.

Entonces, si somos parte de esa energía  ¿por qué motivo el hombre no sintoniza  con la creación ?

Era una mañana más, no recuerdo el día, estaba tomando unos mates con mi papá en la cocina de aquella casita que era mi refugio .En esos momentos, sin saberlo, estaba a punto de colapsar. No obstante , para mí, era un día más, porque ya me había acostumbrado y la vida era eso: los  apuros cotidianos, desatenciones a mis necesidades, a lo que me conectaba conmigo misma por estar atendiendo primero responsabilidades ajenas,  el trabajo, falta de descanso, mala alimentación; todo esto  sin advertir que ni siquiera estaba respirando bien (la primera necesidad básica que tenemos para conservar nuestra salud). Al respecto, le propongo querido lector,  que se detenga  unos instantes y sienta usted mismo cómo está respirando…

Cuando aprendí a hacerlo correctamente, me preguntaron acerca de cómo  nos habían enseñado la respiración correcta en nuestra carrera de medicina; no recuerdo haberlo aprendido. Sí, por supuesto, todos los detalles, nombres e intercambios íntimos hasta el nivel celular y moléculas; pero,¿ cómo se respira?

No, no recuerdo haberlo aprendido, en realidad, pensé que todos sabríamos respirar, después de todo, lo hacemos automáticamente durante toda la vida; pero,¿ lo hacemos bien? Y de ahí un millar de preguntas: ¿estoy comiendo bien?  ,¿Descansando bien? ,¿ Viviendo bien?

 

 

Las preguntas incluían también una duda: ¿qué se entiende por  realizarlo “bien”?

Esa mañana, me estaba dando cuenta de que había algo que no funcionaba “bien”en  mi cuerpo, hasta ahora acostumbrada a que respondiera a mis demandas, y de no hacerlo, se acomodaba en seguida con alguna medicación de turno. No obstante , esta vez no lo estaba logrando, ya había cambiado varios medicamentos y si bien los síntomas mejoraban, había algo que persistía… y en este caso, se había instalado en un dolor sobre la primera articulación de mi dedo pulgar, que no se estaba mejorando, al contrario, era cada vez más notable.

Como médico, sabía que algo no estaba “bien”, había hecho una seguidilla de enfermedades, al parecer simples, pero no era bueno. Además persistía en mí un cansancio y esa febrícula, que desde los 20 años se había hecho normal en mí; pero me  comenzaba a molestar con más intensidad.

Hice un cuadro que supuse, sería gripal de unos 15 días, con temperatura muy elevada, tos con muchísimo dolor pleural y muscular, dolor de espalda, ojos, y todos los síntomas que conocemos como gripales.

Cuando medianamente me repuse, comencé con infección urinaria, baja y alta. Supusimos que estaba asociada a alguna litiasis o arenilla renal, también con temperatura muy elevada y aproximadamente de un mes de duración, lo que es muy sencillo de diagnosticar hoy, con el análisis en mano. Sin embargo,  en aquel momento, sólo podía saber que debería seguir indagando porque eso no era una simple afección renal ni infecciosa.

Los dolores en las articulaciones y músculos se fueron generalizando, la debilidad, pérdida de peso, fuerza muscular, cabello, visión, sueño; comencé con temblores y la noche en que hice por primera vez unos raros espasmos musculares generalizados sumado a que ya no podía dormir. Cierto día, mientras estaba  sentada leyendo ,descubrí  que todos los puntos sensibles de la fibromialgia estaban marcadamente presente   en mi cuerpo y con mucho dolor  ;  y entonces , supuse el diagnóstico.

Comencé acomodando mi dieta, desintoxicando mi organismo, además de seguir, por supuesto con la medicación que iba ajustando a los síntomas que aparecían y a la evolución de la enfermedad.

Empecé con muchísima fotosensibilidad, no toleraba el sol, la luz, había días que no podía leer en la computadora, y más allá que sea normal para la edad necesitar anteojos, a mis 43 años no los usaba ni los había necesitado desde mi secundaria. Había leído muchísimo y nunca había experimentado una pérdida de la visión tan aguda y cambiante según los días. Era como estar  encandilada, y había días, pocos, que volvía a la normalidad.

Comencé a perder 500 grs diarios,  alimentándome bien, por momentos  no podía levantarme de aquel sillón, testigo de  todo mi peregrinar en ese episodio agudo. Hubo días en los que no podía conectarme del todo con lo que tenía alrededor, y aún así, seguía buscando como podía alguna respuesta más allá de eso. Si no veía, escuchaba algún audiolibro, hablaba por teléfono con alguien o con algún colega que me pudiera dar algún otro dato. Hasta el momento, era fibromialgia y todos me aconsejaban bajar unos cambios en mi agitada vida, que ya los había bajado obligatoriamente.

Cefaleas, sensibilidad en la piel como si estuviera quemada, todo lo que me tocaba, me ardía y dolía. También los dientes, la lengua, los  ojos, todos los músculos y articulaciones, dolían mucho hasta que me calmaba una ducha.

Al respirar sentía que me  quemaba el aire que entraba, me dolían los pulmones y toda la parrilla costal, hacía respiraciones cortas tratando de no moverme demasiado.

Unos días antes de  que cambiara el  tiempo y con los cambios de presión atmosférica, notaba que los síntomas empeoraban.  Si no es Juan, es Pedro, me decía a misma, siempre había un motivo, se acomodaba de un lado, se desacomodaba del otro.

No toleraba los ruidos, con la luz dolían mis ojos,y  realmente, descubrí zonas que no sabía que estaban ahí a través del dolor. Después me iría dando cuenta de eso, de que tal vez esta enfermedad nos muestra lo que nos duele y ni siquiera lo advertimos.

Otros síntomas fueron desarreglos intestinales, petequias en todo el cuerpo y los ojos muy rojos. Mi cara estaba manchada y se comenzaba a ver que no era rosácea, como sospechamos en un principio, era la mancha de la mariposa. Comenzaron las arritmias, y  a doler también la zona cardíaca, lo que sugería una posible pericarditis. En realidad  estoy siendo redundante con los síntomas , y para resumir diré que  todo, todo, dolía.

 

Tengo que hacer memoria ahora para escribirlo, porque una de las grandes cosas de la sanación, es el olvido. Sí, recuerdo esto como una película; pero ya no duele tanto hoy en mi cuerpo, y lo que es mejor, no han quedado secuelas en el alma. O al menos, eso espero mientras siga este proceso de sanación.

Y digo sanación, no tratamiento porque, a través de las terapias alternativas, encontré la diferencia entre medicar, callar un síntoma, en este caso, tan significativo como el dolor, o tomarlo  como señal de alarma, mientras vamos descubriendo y tratando de solucionar el origen del mismo.

Aprendí que nos vamos sanando  desde el interior. Cuando por primera vez tomé en cuenta la de que la palabra in-curable podía verse desde  “in”, “sin” o “in, dentro de.”  que  la solución estaba y está dentro mío, la respuesta está en mí, ahora …¿cómo buscarla?.

Hace tiempo alguien señaló mi pecho tocando con su mano y dijo:” – Está todo ahí.

Ese gesto y palabras quedaron muy grabados en mí. Y volví a pensar, “está todo ahí.”

Seguí mi búsqueda desde lo que hasta el momento había experimentado, y agregaba todo lo que podría servir. Hasta ese entonces estaba aferrada a mi medicación Homeopática tal como Flores de Bach, terapias energéticas, practicaba yoga, meditación, ayuda sicológica y buscaba en mis alimentos mi medicina, como lo había dicho Hipócrates.

Puede no parecer significativo, pero al hacerlo con la constancia y el cumplimiento adecuados, ya empezaba a notar mejoras, aunque sabía que todavía no tenía la certeza del diagnóstico, comencé a indagar en el laboratorio hasta que se  confirmó mi sospecha al  recibir el primer  positivo para antígenos antinucleares, los que, sumado a la sintomatología clínica, apuntaron definitivamente a Lupus Eritematoso Sistémico.

Hubo muchas veces en las que tuve miedo. A pesar de conocer la enfermedad, sus riesgos, y confiar con toda mi alma  en lo que todo estaba haciendo, hubo momentos en que pensaba que podía estar equivocada y podía no funcionar;  o bien  no alcanzar con lo que estaba haciendo para salir adelante. Lógico que es más fácil con el diario del lunes predecir el fin de semana, diría cierta vez mi sicólogo … Hoy tengo el diario del lunes, gracias a Dios.

Si bien, a casi tres años  de su confirmación por laboratorio, y más de cuatro de la aparición de los síntomas, la enfermedad está controlada, no hay daño renal, ni permanente en otros órganos nobles, y los antígenos antinucleares  se  negativizaron.

Hoy, mi i vida es muy diferente a lo que era cuando me encontré  en el camino con esta maestra que es la enfermedad.

Dicen que las  autoinmunes te organizan la vida, y así lo estoy haciendo, después de un desorden total.

Como el clima y la altitud en  donde vivía, no eran favorables para mejorar, me mudé a un mejor clima, más alto y seco, lo que fue una mejoría notable que me permitió recuperar algunas cosas que fueron el principio de volver a” vivir”.

“Vivir” en el sentido de poder levantarme, caminar, abrir las ventanas y sentir  la luz, hasta poder salir afuera de día, aunque hubiera sol .Volver a ir a la verdulería fue uno de mis más grandes logros, recuerdo que llamaba por teléfono a mis amigas y les decía feliz, estoy yendo a hacer compras!! Y era de día, además, caminando. Comencé a caminar, aumentando cuadras día a día, el día que caminaba mucho no cocinaba ni limpiaba, pero ya podía limpiar mi pequeño departamento y volver a ordenar mis cosas, ropa y demás. Me sentía viva otra vez y con muchas más esperanzas de seguir mejorando.

 

 

De todas maneras, había días que volvía a estar peor, y eso me asustaba mucho porque el fantasma de volver atrás era y es posible.

De a poco se van espaciando los períodos difíciles y aumentan en tiempo y frecuencia los de bienestar. Sigo con todos los cuidados día a día, es mi sanación, mis antiinflamatorios son, mis clases de yoga terapéutico, como una rehabilitación constante. Mis desintoxicantes, los alimentos. Mi medicina, Homeopática. Mi energía, la luz. Mi paz, el amor. Mi mayor sanación, el amor,porque a través de esta enfermedad , también aprendí que amar. Amarse incluye muchos cuidados que cuando estamos sanos consideramos que sólo deben hacer las personas enfermas.

Nuestros cuerpos tienen una capacidad de resistencia, aproximadamente de 40 años, luego de los cuales, si hemos realizado actos insalubres, se van acabando las reservas, el cuerpo está tan intoxicado que comienza a manifestar sus primeros síntomas, en lo que puede cada uno, de algo que se viene gestando en años de malos tratos.

¿Qué es lo que nos lleva a este estilo de vida casi autodestructivo?

Sin darnos cuenta, automáticamente, sin un análisis del porqué, nos  alimentamos con químicos, conservantes, colorantes, cosas antinaturales, no les damos caramelos a nuestros perros porque les hacen daño, y a nuestros niños los callamos con lo que venga y de cualquier color.

Muchas conductas automáticas deberían ser analizadas desde la conciencia y, seguramente, no las haríamos.

Lo que somos es aquello de lo que nos alimentamos, aparte de que las  comidas alimentan nuestros pensamientos, ideas, lecturas, lo que vemos, lo que oímos, todo lo que hacemos nos van formando hasta llegar a lo que somos.

La energía que nos alimenta es la que hace de nosotros lo que somos.

Cada día cuido mi energía. Sé que estas enfermedades se controlan y se mantienen dormidas mientras persisten los cuidados, ya que  se convierten en alarmas muy sensibles de lo que no debemos hacer.

Sé que mi vida no es ni será como era antes. Quizá hace un tiempo atrás  me hubiera asustado mucho de que me dijeran eso, hoy me hace muy feliz todo lo que encontré de este lado. Todo lo que aprendí y sigo aprendiendo, desde el darme cuenta y hacer conscientes tantas cosas.

Se produce otro despertar a la vida, a una vida distinta y llena de vida, salud y bienestar. Les puedo asegurar que el amor, la paz y la felicidad son el mejor tratamiento para los males de este mundo. El resto sólo nos  maneja y  no resuelve.

Puedo decir que esos fueron y son mis medicamentos, mis sanadores, tales como  alimentos naturales, plantas, cuidados naturales, y la  conexión con mi interior.

Esta búsqueda aún  sigue cada día; pero  sólo se puede adelantar llegando a conocernos primero a nosotros mismos, conectándonos con todo nuestro ser, y realizando exactamente lo que sentimos y pensamos. En otras palabras, ponernos de acuerdo con nosotros mismos y actuando en consecuencia.

Y ahora yendo a nuestra hoja de ruta, la que nos toca escribir cada día en el libro de la vida, es importante  vivirla con autenticidad para poder ser realmente quienes somos en todo momento y lugar. Respetar nuestra esencia: somos seres humanos, cuerpo, mente, emociones y energía que nos nutre.

Desde mi profesión de  médica, y dentro de todo lo que conozco, todo lo mencionado anteriormente  fue  lo que juzgué mejor. Hace aproximadamente 15 años, elegí este camino para retornar a la salud de la manera más suave, natural y duradera, como lo postuló C F Hahnemann muchos años atrás, y con los mismos medicamentos estudiados por él y otros homeópatas que lo siguieron, pude restablecer mi salud, y lo sigo haciendo día a día. Estoy muy agradecida, feliz y satisfecha de que así sea.

La regla es sumar, con todo lo que se necesite. La regla de oro: primero no dañar. Lo que muchos médicos, no colocan primero.  Presionados por las demandas de sus pacientes, sumergidos  en un mundo consumista, exigen que se les de lo que quieren, soluciones rápidas, más allá del restablecimiento de la salud, o sea  la rápida reinserción en las carreras de todos los días, desconociendo las consecuencias lógicas de este proceder.

En consecuencia, la medicación que elijo es con ese criterio, primero no dañar, que no tape un síntoma y que  genere una nueva enfermedad de reacciones adversas y efectos colaterales, que sean más dañinos que el síntoma. Considero a los síntomas como  el lenguaje con el que la enfermedad nos guía a la sanación, y por ende  realizo una  lectura de ellos.

Para mí no es un  problema tolerar un dolor, sí es importante encontrar y solucionar la causa del mismo y apuntar a ella. Si mis articulaciones duelen porque están inflamadas, veo qué es lo que las inflama, por lo general es la intoxicación que el riñón no llega a depurar y se acumula en el tejido conectivo;  entonces, me avoco a desintoxicarme y realizar actividades físicas adecuadas, mientras observo cómo el dolor va acallando a medida que se soluciona lo que lo causaba. Si estoy cansada, primero veo si estoy descansando bien, antes de estimularme a más esfuerzos sobre un cuerpo que reclama su merecido descanso, y como lo dije con el clima, preferí cambiar de lugar de residencia,  antes que utilizar antiinflamatorios de rutina para tolerar vivir en esas condiciones.

Quizá puede sonar fanático, pero hasta ahora, es el camino que me lleva a sanar día a día, en lugar de luchar con los síntomas que van acomodándose de un lado u otro. Mientras nos avoquemos a callarlos,  ellos siguen queriendo marcar que por allí, no es el camino.

Es mi deseo dejar este pequeño aporte como una muestra de mi agradecimiento, y mi mayor anhelo es que pueda servir a otras personas que, como yo, tengan que aprender de la mano de esta maestra llamada “enfermedad”. Seguramente para quienes padezcan la enfermedad es un gran mensaje:  que sepan que se puede, que esta opción existe y es muy efectiva; aunque no es sencillo.

Diría que es la senda estrecha que nos lleva al camino ancho y confortable de la vida. Hay que hacerlo bien, responsablemente, acompañados por personas capacitadas en ello, ya que lleva mucha dedicación, constancia, empeño y respeto por todas las leyes naturales que tanto hemos violentado en nuestra humana existencia. La naturaleza es nuestra madre y gran sanadora.

Repito, no es fácil, es un constante peregrinar con la constancia y paz de sobrellevar lo que viene, aceptar límites, convivir con síntomas algunos días, y terapias que pasan a ser nuestra rutina. Si lo tomamos con amor,y agradecemos vivir de esta manera, entre personas que nos enseñan cada día la importancia de cambiar hábitos, rehabilitar, reiniciar cada día con lo que hay desde esta opción, para poder vivirlo desde la salud y buscando sanar un poco más cada día. Sin condiciones. Sin reprochar. Sin desistir. Descansar  se puede, detenerse, jamás.

El primer escalón fue considerar que hay otras cosas, de lo que poco sabemos, que pueden cambiar oscuras “realidades”. Hay otras verdades que podemos descubrir con nuestra propia experiencia y así crecer como personas y como especie.

Es una enfermedad muy dura, y muy larga de llevar, días en que estoy mejor, otros días no tanto… días en los  que me levanto con todos los dolores y me recuerdan   que están ahí, que no voy a poder realizar lo que  tenía planeado, porque hoy, no hay cuerpo… y saber que es eso, es así.

Hay días que pienso, hasta cuándo será… hasta que Dios quiera. Miro al cielo, sigue ahí, tan azul, tan claro el sol, pequeñas nubes, eso es la vida, seguirá estando aquí mañana, estemos o no.

Hoy es un regalo, aunque duela, puedo ver el sol, y dar las gracias… y sí ! una vez más vuelvo a elegir la vida. Elijo un día más, con la certeza de que mañana, será mejor y eso me dará fuerzas para soportar los días del “no tanto”.

Entonces,  acomodo mis medicamentos… para comprobar una vez más, este gran milagro que nos legó Hahnemann, la Homeopatía….Gracias, gracias, gracias!!  porque puedo estar aquí, bajo el mismo sol con los que amo.

Como  dijo un eminente médico, colega y maestro, “viví para contarlo”, y yo  lo estoy haciendo. Elijo la vida cada día, porque sé, es un regalo que se renueva a cada instante con nuestro deseo de estar vivos y nuestra responsabilidad de así hacerlo en cada conducta que tomamos. A cada momento,  cocreamos: integramos  o desintegramos. Es nuestra elección y las consecuencias, su resultado.

Elijo crecer cada día. Abrirme a posibilidades aún no comprendidas, o poco aceptadas por la mayoría; todas ellas tan antiguas como vigentes a través de los tiempos.

Por algo es, sépanlo, seguro.

Descúbranlo, es maravilloso. Gracias a Dios por tanto.

Sapere aude, aprende a valerte de tu propio entendimiento.

 Larga vida a la Homeopatía!!

Interesante aporte del Dr Marcus Zulian Teixeira

La Evidencia Científica del Modelo Epistemológico Homeopático – La Homeopatía de México – Vol. 82 – Núm. 685 – Júlio-Agosto 2013.pdf

Para descargar el documento gratuitamente, haz clíc en el siguiente enlace:

DESCARGAR